viernes, 23 de marzo de 2012

23 de Marzo, V Viernes de Cuaresma.

 

María, en tus rodillas, ya tiene derrotado
todo el Poder y toda la Grandeza,
La Pasión se ha acabado. La Compasión empieza.

Para sufrir hasta morir, Jesús estuvo
ante los hombres todos, en la Cruz, descubierto.

Pero María tiene ahora escondida,
para ella sola, la soledad de su hijo muerto.

En su falda y su manto, cubierto el cuerpo puro,
dueña y señora del futuro,
Ella empieza a ser todo: evangelio, sepultura,
mirra, sudario, ungüento. La primera y más pura
Iglesia: todo, todo.
Ellas el ejemplo, la ocasión, el modo;
y la Corredención y la Pureza;
el canal de la Gracia y la Belleza...

Ella el altar y el sacerdote; el vino y el cenáculo.
Se ha acabado la Cruz. Comenzó el Tabernáculo.

Las nubes que se encienden en la cumbre
atardecida del Calvario
son ya luces cristianas ante el primer Sagrario.

Jose María Pemán