viernes, 5 de febrero de 2016

LA MISERICORDIA DE SAVONA.





Las apariciones en Savona nos muestran a María, la dulce y tierna MADRE DE MISERICORDIA, velando, protegiendo, defendiendo, animando a sus hijos y prodigándoles gracias y bendiciones en éste, como en todos los lugares privilegiados, por Ella escogidos, para construirlos sede de sus celestiales favores.


Las dos apariciones de María


Primera Aparición

Así, el 18 de marzo de 1536, en el valle de San Bernardo, a orillas del arroyuelo Letimbro, se aparece a un sencillo labrador, Antonio Botta, que bajaba muy de mañana, a lavarse las manos. ESTE se vio rodeado de un resplandor extraordinario, venido del cielo.

Refiere el afortunado vidente:

Oí una voz que, de en medio del resplandor, me decía:

- ¡Ea! levántate y no temas, pues Yo soy la Virgen María.

Levantándome -prosigue- me pareció ver en aquel resplandor, pero siempre confusamente, a una señora, que me dijo estas palabras:

- Ve a tu confesor y dile que anuncie al pueblo, en la Iglesia, que ayune por tres sábados y que haga por tres días la procesión en honor de Dios y de su Madre; tú luego te confesarás y comulgarás, y el cuarto sábado volverás a este lugar.

Y, mientras esto decía, oí por la carretera pública a unos arrieros que pasaban. Temiendo que me viesen, quise esconderme, mas Ella me dijo:

- No temas, pues no nos podrán ver.

Y dichas estas palabras, desapareció la figura juntamente con el resplandor.

El piadoso Antonio se apresuró a presentarse a su Párroco, en la Iglesia de San Bernardo, y le narró con lágrimas el prodigioso acontecimiento.

Fue tan sincera su exposición, que el Párroco no titubeó y de inmediato se dirigió a Savona para informar a los Superiores Eclesiásticos. Aquel mismo día fue llamado Antonio, y su simplicidad hizo que el hecho se aceptara COMO verdadero.



Segunda Aparición

Llegó el cuarto sábado - 8 de abril - y, obediente a la orden de la SANTÍSIMA VIRGEN, Antonio se dirigió al lugar designado por Ella.

Así nos dice el protagonista.

Habiendo vuelto el cuarto sábado al mismo lugar, y rezando de rodillas mis oraciones, he aquí que repentinamente bajó del cielo un resplandor, aún mayor que la primera vez, y se posó sobre una piedra que se hallaba a la orilla, y me rodeó de tal modo que me impidió ver, no sólo los montes, sino también los árboles más cercanos. Claramente vi en el resplandor a una Señora con vestidura y manto blancos y con una corona de oro en la cabeza.

Bajando y extendiendo las manos me habló así:

- Ve a los de Savona, quienes, para asegurarse acerca de las cosas que Yo te mandé decir el otro día, te enviaron a preguntarme, y diles: que anuncien al pueblo que ayune tres sábados, y que hagan por tres días la procesión todos los Religiosos y casas de Disciplinantes: y -a ellos- se les recomiende la disciplina, especialmente el día Viernes Santo. Porque si no fuera por aquellas pocas oraciones y buenas obras que practican las cofradías y otros siervos de Dios, sería el mundo mucho más atribulado de lo que es; y exhorten a todo el pueblo a enmendarse de su mala vida, porque mi Divino Hijo está hoy muy enojado con el mundo por las muchas iniquidades que al presente reinan en él: y si esto no hicieren, su vida será corta.

Entonces yo le respondí:

Si no me dais alguna señal, no me creerán.

Y Ella me dijo:

- Yo les di tal señal interior, aquella tarde en que fuiste llamado delante de ellos, que creerán sin necesidad de otra.

Enseguida añadió:

- Tú seguirás, después, tu vida. Y Yo inspiraré a muchos lo que deberán hacer...

Y acabando de decir esto, levantó las manos y los ojos al cielo, dio tres veces la bendición sobre el arroyuelo, repitiendo siempre:

- MISERICORDIA Y NO JUSTICIA.

Luego desapareció y quedó en aquel lugar, por mucho tiempo, una suave fragancia.



HOMENAJE DE AMOR



El 21 de Abril de 1536, trece días después de la segunda aparición, se promulgó el decreto de erección, de un oratorio, en el lugar donde se manifestó la Virgen; y a menos de un mes, fue inaugurado.

Pero el incremento de la devoción a María hizo que sus hijos quisieran dedicarle un suntuoso templo, cuya construcción comenzó el 11 de junio del mismo año.

Simultáneamente, vecino al Santuario, se construyó un Hogar para acoger a pobres y enfermos que iban a implorar el patrocinio de la Virgen.

Estas construcciones se realizaron en poco más de cuatro años, y luego se emprendió la dificultosa tarea de abrir un camino espacioso que llevara al Santuario, desde la ciudad de Savona.

La piedad de los savoneses hizo todo posible, además de una plaza ante el Santuario y nueve capillitas distribuidas, de trecho en trecho, para confortar a los fieles que peregrinaban, para visitar a la Madre.



LA MADRE DE LA MISERICORDIA Y LOS PAPAS



Los Sumos Pontífices concedieron, en el transcurso de los siglos, privilegios al Santuario de la Madre de Misericordia. El primero en visitarlo fue Su Santidad Paulo III, en 1538.

En 1809, Su Santidad Pío VII llegó a Savona, en calidad de prisionero de Napoleón Bonaparte. El pueblo pidió al Papa que coronase a la sagrada Imagen, que había sido despojada impíamente de la corona y demás dones con que sus hijos la habían adornado.

El 10 de mayo de 1815, ya libre de su cautiverio, Pío VII cumplió su promesa: hizo la solemne coronación de María Santísima de la Misericordia, en el Camarín del Santuario.





La Hermandad gaditana se funda en la segunda mitad del S.XVIII en el Convento de Nuestra Señora del Carmen, poco después de que este abriera sus puertas en 1743, allí la colonia genovesa afincada en la ciudad de Cádiz, fundó está noble Hermandad evocando a la primitiva como Compañía Espiritual del Santo Rosario, casi simultanemente se trasladan de sede la Archicofradía del Carmen y esta Hermandad de la Misericordia, pues el 23 de Marzo de 1761, la Virgen del Carmen es trasladada con su Cofradía desde Santo Domingo donde se funda y tiene su sede desde 1737, hasta el Convento de los Carmelitas donde se entroniza su imagen titular ocupando el Camarín del Altar Mayor.
Así mismo el 2 de octubre de 1762, habiendo ya la Hermandad de la Misericordia, labrado a su costa el impresionante retablo marmóreo del crucero del Convento Dominicano, traslada allí a la Imagen de la Virgen junto con el venerable Antonio Botta, en solemne procesión del Rosario.

Allí se venera gozando de gran devoción y teniendo entre sus enseres hermosas prendas en su ajuar y para su culto, muchas preseas de las cuales se perdieron tras los desastres de la guerra y debido a la decandencia que ya arrastraba esta hermandad, la familia de origen genovés que entonces la cuidaba (cuentan que se llevó lo que quedaba de Ella) y dejó en el templo al Venerabe Antonio Botta.


Es una célebre noticia que el Superior de los Dominicos de Cádiz, Fray Pascual Saturio, haya tenido a bien elegir precisamente este año de la Misericordia para devolver a Cádiz y a su historia religiosa esta entrañable advocación, con una preciosa imagen de la Virgen de escuela montañesina que por regalo del destino, tiene un parecido inmenso con la desaparecida. Pronto veremos de nuevo esa escena de la aparición en el altar que se levantó en honor y gloria de la Virgen de la Misericordia, la devoción genovesa-gaditana que como tantas se borraron misteriosas en el tiempo y que hoy la piedad del pueblo gaditano recupera para su historia y gracia.

SALVE REGINA - MATER MISERICORDIAE

Luis Manuel Real Guerrero

miércoles, 11 de noviembre de 2015

EL VENERABLE FRANCISCO DE LORCA, UN SANTO EN CAPUCHINOS.


Muchos son los hombres y mujeres que a lo largo de la historia han subido a los altares como Santos y Beatos, los que conocemos y a los que nos encomendamos en nuestras necesidades, y otros, seguramente en mayor número, los que en la Comunión de todos los hijos de Dios viven intercediendo por cada uno de nosotros sin el reconocimiento oficial de la Iglesia, ellos pasaron el tránsito de su vida en olor de santidad por el pueblo fiel y devoto.

Es el caso del venerable siervo de Dios Fray Francisco de Lorca, hermano lego que lo fue del Convento de Santa Catalina de nuestra ciudad de Cádiz en la Gloriosa y seráfica Orden de los Capuchinos.

Nació en 1666, dicen que nuestro Francisco fue desde pequeño en su ciudad natal de Lorca, un infante piadoso y sereno que se retiraba a los montes lejos del gentío, llevando siempre una imagen de Jesús Crucificado y unas disciplinas que usaba en favor de los pecadores, además de ahuyentar a las fieras y demonios con agua bendita.

Con dieciséis años e inspirado por los frailes Capuchinos que desde Murcia se desplazaban a Lorca en diferentes Misiones, se encaminó sin dar cuentas a sus padres, nuestro venerable llevando oculta entre su ropa su imagen de Jesús Crucificado que parece dirigió sus pasos hasta la ciudad de Murcia y concretamente hasta el Convento de Capuchinos, donde de rodillas más con lágrimas que con palabras, le pidió al Padre Guardián el hábito de “donado” (el menor rango que existe entre los conventuales) Extrañado el Padre le preguntó que de donde era y a quién conocía en la ciudad y el niño sacando de su pecho el Crucificado le respondió: "No tengo más Director, más conocimiento, ni amparo, ni mas Fiador que este Señor". A lo que el Guardián emocionado respondió entregándole el solicitado hábito.

Enterado su padre de este ingreso pasó a Murcia a verle y pasó allí viviendo algunos meses, hasta que el Guardián por petición expresa de Francisco, lo destinó (por alejarle de la cercanía paterna) al convento de Sevilla. Allí consiguió por méritos humildes vestir el Santo Hábito y pasar al número de los novicios legos.

Pequeño árbol arrancado voluntariamente del seno paterno y trasplantado (como dice Fray Miguel de Llerena), en la Religión Capuchina, destacando sobremanera en la virtud de la humildad, pues siendo ya famosa y clamada su notoria santidad, no había cosa que más sufriese como un auténtico calvario, que el aplauso general y la admiración por parte de los fieles.

Era común que en las casas a las que asistía, las familias en alarde de fervor y devoción cortaban pedacitos de su manto para venerarlos como reliquias, generalmente nunca más volvía a esas casas. Además contaba su confesor que fue su continuo martirio el ver como por calles y plazas todos lo honraban y vociferaban sin distinción de clases como a un auténtico santo en vida. Por tanto sólo la obediencia de sus prelados le hacía salir a la portería para consolar a los afligidos que lo reclamaban y visitar a los pobres, enfermos y desvalidos.

En una de sus enfermedades a más de ocho meses no salía a la calle Fray Francisco, y al ver su hermano Fray Miguel como clamaban los devotos que no le veían visitar sus casas, preguntó al venerable que por qué no salía a pedir limosna de huevos para los religiosos enfermos, (Se inventó que estos se quejaban de esta falta). Él de seguida respondió: "no salgo porque la obediencia no me lo manda", al punto Fray Miguel se lo mandó, y postrándose en tierra se echó a las calles, después de que su hermano le reprendiera diciendo que no fuera tan áspero con los fieles, “pues las reverencias no eran a su persona sino al Santo Hábito que vestía”, Francisco respondió: "Claro está que estas honras son al hábito, pues yo no soy mas que un mal hijo de San Francisco". Sólo deseaba el desprecio e indiferencia de todos, pero su penitencia era recibir siempre halagos y parabienes.

En una ocasión el Señor Conde de la Marquina lo persuadió a través de otro religioso amigo, para que lo atendiera en sus consuelos espirituales, y estando Fray Francisco en la cocina con harapos de trabajo, no puso ornamento alguno para recibir a tal señor, que con la uniformidad de las más bajas tareas que la obediencia le mandaba, dicen que este Conde quedó con gran consuelo de su alma al ver humildad tanta en palabra y vestido.

 También el Exmo. Sr. D. Antonio Álvarez de Bohórquez Gobernador de la Plaza, movido por el amor que tanto él como su familia le tenían a este siervo de Dios, pidió dispensa al Nuncio para que Fray Francisco asistiera y sacara de Pila en su Bautismo a uno de sus hijos. Fue para Lorca uno de los peores trances de su vida, pues concurriendo a la Santa Catedral lo mejor y selecto de la ciudad, cuentan que de no haberlo retirado a la sacristía, hubiera sido un escándalo mayor, pues llevado después a su Convento, llevaba el manto y hábito tan recortado y ajado, como confuso y triste el venerable varón, quién no volvió en sí hasta unos días después del suceso.

Si el Gobernador lo visitaba en el refectorio donde la obediencia lo ponía, él no dejaba sus tareas por bajas que fueran, o barrer, o picar la ensalada para los frailes, siempre en silencio humilde y sólo respondiendo cuando el señor Gobernador preguntaba.

Cuenta un Canónigo, que pasando un día por la plazuela de las tablas, vio que al venerable lo retenía un tumulto con indiscreto celo devocional, y mientras unos lo detenían con violencia por delante, otros cortaban su manto por detrás, entre tanto Francisco miraba al cielo y lloraba amargamente en su vergüenza y rubor.

Dios extendió su fama no sólo en Cádiz ni España, sino también fuera de los dominios de la nación.

El aspecto penitente del venerable Francisco era austero y rígido, cuerpo mortificado y piadoso, su comer no era más que el necesario para  mantener la vida, nadie lo veía nunca fuera de refectorio, sólo a las precisas horas del medio día y a la hora de la cena, ininterrumpidamente desde el año de su noviciado, fuera del convento jamás acepto invitación o convite.

 A colación de esta penitencia, tuvo una señora principal el gusto de invitar a Francisco a comer en su casa, insistiendo a Fray Miguel de Llerena a que lo persuadiera, y éste, por dar gusto a la señora lo convenció diciendo que los alimentos del convento dañaban a menudo su estómago y que en casa de esta devota le proporcionarían alimentos menos dañinos por el amor que se le tenía, así accedió y muy temprano salió de su celda llevando con alegría el mal trago de salir del Convento diciendo: "Padre, la Santa Obediencia hace milagros, porque en cuarenta y cinco años que ha que vivo en Cádiz, jamás he comido ni cenado fuera del refectorio". Esto hizo a Fray Miguel excusarlo y no darle tal disgusto por verlo tan humilde y sumiso a su obediencia.

Se dice que su sueño era tan breve, que a cualquier hora que lo buscasen en su celda lo hallaban bien despierto o retirado por los rincones de la Iglesia, más afirman que no podrá contar ningún gaditano que Fray Francisco de Lorca le miró a los ojos, pues su mirada era siempre baja o sus ojos cerrados por la ferviente humildad y mortificación, tan sólo conocía a sus frailes por las familiares voces.

No hablaba más de lo preciso, su hábito y manto siempre remendados, su cama tres tablas y una vieja manta que de vieja daba más aspecto de red que de abrigo, esto lo usaba de colchón en invierno y se tapaba con dos medios mantos hilvanados con una guita, si el frío apretaba, dormía en tabla desnuda y lo usaba todo por cubierta. Sobre su cama una gruesa y tosca cruz descansaba que aunque parecía clavada, se descolgaba sin quitar los clavos y con ella a cuestas, algunos religiosos afirmaron ver muchas noches a Fray Francisco recorriendo la Vía Sacra.

Uno de los motivos por el que Cádiz debe tener a este Santo varón como bendito protector, es lo que con la mano puesta sobre los cuatro Evangelios juró haber visto un religioso de su Convento, que extrañado por la luz que salía de la ventana del refectorio que da a la huerta, corrió a ver que era por lo tarde de la hora, y encontró al venerable Francisco de rodillas ante un cuadro de San Francisco y usando las disciplinas en su cuerpo desnudo que más parecía un esqueleto sangrante, su cabeza postrada en el suelo, más diciendo en alto: "Señor Señor, tened piedad y misericordia de los pobres navegantes que andan entre los riesgos de la mar y de los vecinos de esta ciudad de Cádiz y de mí que soy el más indigno pecador del mundo". Véase que pedía por los navegantes pues a poco de ese tiempo había partido la flota y por todo el pueblo de Cádiz.

Al punto cuenta el religioso que lo veía escondido desde la puerta del reposte, que entró un religioso de aspecto venerable y rostro no conocido y le dijo: Levanta Hijo, y Fray Francisco levantó el cuerpo quedando de rodillas e iluminado con extrañas luces se elevó  en el aire hasta rozar con su cabeza la bóveda del techo quedando allí por algunos minutos, hasta que sin correr aire alguno, todas las luces se apagaron y quedó el refectorio en tinieblas... ¿Fue el mismísimo Serafín San Francisco el mismo que había de presentarse a su otro hijo Francisco de Lorca? Así lo contó fervientemente el religioso que lo presenció y lo firma.

Signo de su rígida penitencia por tal de no ofender a Dios en ninguno de sus hermanos, fue una ocasión estando en la cocina friendo pescado para la comunidad, que más parecía que estaba en alta contemplación que en labores de cocina, cuando un corista llamó a voces al venerable: Fray Francisco, Fray Francisco, mire vuestra caridad!! y Francisco respondió con religiosa apacibilidad: ¡¡No puedo mirar a dos partes hermano mío!... Siendo tal el escrúpulo que al instante de haber pronunciado esto que creyó ofensa contra su hermano, que en desagravio tomó la cuchara con aceite hirviendo y abrasó su lengua y sus labios en penitencia.

En otra ocasión sintió dolores fuertes de espaldas, tanto que a pesar de su riguroso aguante de la mortificación, tuvo que dar cuenta a su prelado para que avisasen al médico de la comunidad, el cual al verlo desprovisto de su hábito, comprobó el principio de gangrena de su espalda y contra su voluntad aunque obediente, hubo que sacarlo a prisa de la cocina porque los trabajos y el calor de los fogones no acabasen con su vida.


La Paciencia fue gran virtud en nuestro Francisco, soportando con alegría y humildad todos los contratiempos e injusticias... Tanto se indignó un día un sujeto, que lanzó mil injurias contra nuestro fraile, hablándole con gran aspereza y lanzando improperios, que Francisco apacible y risueño escuchaba mientras hacía sus labores en el Refectorio, así mismo otro fraile lo tildó a voces de farsante, vanidoso y embustero, más al no ofenderse y preguntarle otro hermano que por qué lo recibía de tan buen grado y calma, respondió: "Este religioso es muy chanzero y con la viveza que tiene dice esas chanzas, y a mí me hacen gracia y tengo gran gusto en oírselas, pues no le pasan de los labios hacia dentro".

Un año antes de morir se le originó una grave enfermedad que fue el principio de la que al fin acabó con su vida, en toda ella jamás se oyó queja o suspiro, aunque frecuentemente padecía quiebras de su salud por sus penitencias o poco alimento y continuadas vigilias, ya que rigurosamente cumplía todas las cuaresmas impuestas en la regla, incluso las que eran de consejo y no de obligación. Jamás se le oyó consolarse ni quejarse, si alguno le preguntaba por su salud siempre decía: "Bien, bueno estoy" Y en realidad así se sentía, pues sus padecimientos siempre los tenía por suaves y dulces, cuanto más rigurosos y duros eran.

Divulgada su gravedad por toda la ciudad, vinieron varios médicos amigos suyos y estos junto con el que asistía a la Comunidad, coincidían en que sin remedio humano Fray Francisco se moría... Así andaban los religiosos vigilantes y pendientes de Francisco que un día, por tal de que no andasen tan fatigados en asistirle les dijo a sus enfermeros sonriendo: "Hermanos que todavía no me muero, aun he de enterrar yo a más de cuatro" lo cual después resultó profecía.
           
En penetrar interiores fue extremado, aseguró un sujeto digno de toda fe, que un día en la calle, mudando de acera el venerable y posando sus manos en el hombro del caballero le dijo: "¿Hasta cuando, hasta cuando, señor, se han de quebrantar las leyes de Dios?" Este hombre vio descubierta su conciencia y confesó arrepentido sus pecados en copiosa lluvia de lágrimas, a los días lo volvió a parar y le dijo: "Ahora limpia su conciencia, quieta en perseverar, perseverar, perseverar" Asegurando el sujeto que nunca en su vida habló con Lorca.



Como un ángel en la tierra fue serafín de Castidad Fray Francisco de Lorca, pues su confesor es testigo de que nunca halló en él objeto contra la Castidad ni aun el más ligero pensamiento, pues parecía no vivir en la mortal carne, siempre le decía: "Jamás he sentido contra la pureza el menor estímulo".

Su pobreza extremada llegó hasta el fin de sus días, que al administrarle Fray Miguel los Sacramentos, le preguntó como es costumbre si quería hacer "despropria" (testamento) de lo que tuviese a su uso concedido, y él respondió en presencia de toda la Comunidad: "Padre no tengo nada que hacer despropria, sólo tengo una estampa de papel en la celda" Sus alhajas fueron para con Cádiz su ardentísimo amor para con los más necesitados, eso ninguno en la ciudad lo ignoró, pues siempre en su pronta obediencia, asistía a los enfermos y pobres en la calle y en sus casas, por lo que el inflamado amor de Dios le hacía elevarse en muchos momentos de su vida. como en aquella ocasión que un corista recién ordenado en Cádiz, quiso comer antes que la comunidad por embarcar pronto rumbo a su Convento, y entrando en el refectorio llamando a voces al bueno de Fray Francisco lo encontró en el reposte, en éxtasis y elevado del suelo , tan iluminado y abstraido de los mortales que no hizo caso de sus voces, así lo contó y juró al Guardián.

Siempre vivía en presencia de Dios, admirable, pues a veces parecía que ni viviese en este mundo, más pendiente de las voces de Dios que de los hombres, así como en vaticinar el futuro pasmosamente, que cuenta fueron de gran provecho sus pronósticos a los gaditanos.


Hallándose Fray Miguel de Ubrique muy enfermo y habiéndole varios médicos catalogado su enfermedad de letal, por perder la Orden un gran religioso, bajó Fray Miguel de Llerena a muy altas horas para intentar saber el pronóstico de Fray Francisco sin que se notase, y entrando en el reposte le entretuvo diciendo: Fray Francisco, ¿hay vino para que la Comunidad gaste mañana? y éste respondió: "Yo pediré a Dios que le dé una Buena Muerte"... Intentó Fray Miguel asombrado seguir su empeño, y le dijo que la pregunta era sobre el vino, Fray Francisco volvió a dar la misma respuesta... Viéndose descubierto el pensamiento, Fray Miguel le repuso: ¿Es posible Fray Francisco que V. Caridad tenga Fe? Si la tuviera en la Obediencia Santa, esté cierto que pudiera mudar de una parte a otra los montes, Fray Francisco volvía a contestar la misma frase, y Miguel le respondía: Si V. Caridad tiene fe, suba a la enfermería y diga al enfermo que se levante, mira que pierde la Provincia un gran religioso, ejemplar predicador... Fray Francisco seguía respondiendo lo mismo: "Yo pediré a Dios que le dé una Buena Muerte". Por lo que Fray Miguel entendió que era inminente la muerte del enfermo, lo avisó a sus familiares y al día siguiente ya estaba en las manos del Padre, como había predicho.

Fue un viernes, cuenta el padre Llerena, lo mandó bajar desde su celda hasta la enfermería, y tomándole el pulso le dijo que no estaba bueno, lo entró de la mano en una celda y le dijo que sus órganos estaban muy descompuestos, que estaba muy malo. Fray Francisco sonriente respondió: "No, Padre, pronto saldré yo de aquí, muy breve iré yo arriba" (Vaticinio de la partida de la tierra a la Jerusalén Celeste, aunque se estuviera refiriendo terrenalmente a su celda que estaba sobre la enfermería.)

Al llegar el médico y tomar su pulso reclamó a prisa los Sacramentos, diciendo: Se muere Lorca sin remedio... Fray Miguel ya lo sabía por lo que había dicho Francisco... "Pronto saldré yo de aquí..." Y salió, pues solo catorce horas más duró y de seguro fue muy muy arriba...

Fue el 10 de marzo de 1736, cuando corrió la noticia de haber expirado el Venerable Fray Francisco, fue venir la ciudad toda, nobles , grandes, y plebeyos, Prelados, súbditos y militares, ansiosos todos por venerar su cadáver, siendo tal la confusión  que yendo al Convento el Ilustrísimo y Reverendísimo Señor D. Fray Tomás del Valle, costó a los religiosos bastantes dificultades  que pudiese el obispo llegar a verlo y venerarlo, y aunque hubo que enterrarlo de noche por evitar atropellos, todos ansiaban verlo tocándole con los rosarios y muchos pañuelos sus pies que destilaron hilos de sangre por dos fisuras hasta el día siguiente al llevarlo a enterrar.

A las catorce horas de expirado le hicieron sangrías corriendo la sangre como si estuviera vivo, tanto que se recogió en dos vasitos pequeños gran parte de ella y en innumerables pañuelos que fueron ansiados por el concurso de fieles que reclamaba alguna reliquia del venerable, deseosos de llevarse alguna parte de su hábito, hasta tres fueron necesarios hasta enterrarlo.

Hasta de Génova y Roma escribieron consternados por la muerte de Fray Francisco ya que en todas partes se obraron prodigios no sólo en vida sino también con sus reliquias, tanto, que el Ilustrísimo Prelado dio su decreto y comisión al Sr. Provisor para que con su audiencia plena hiciese jurídica Inquisición de los actos prodigiosos que obra Dios por los méritos de su hijo el venerable Fray Francisco. Desde entonces y aquellos Capuchinos y su pobre orden creen con toda certeza que Lorca goza ya de la Corona que Dios ofrece a los escogidos que perseveran hasta la muerte.

Protector de Cádiz a la que quiso con todo su corazón, contínuo  mediador entre las iras de Dios con este pueblo, epidemias y temporales, tormentas en sus navegantes, enfermedades y aflicciones de los gaditanos que lo quisieron en vida y tras su muerte.

Piadoso fraile y hermano lego que estuvo presente en la realidad de la fundación de los primeros Rosarios Públicos que levantó Fray Pablo de Cádiz, especialmente el de la Palma y que conoció ya en los años postreros de su vida a la imagen de la Divina Pastora que se veneró en su Convento desde el año 1734 hasta que partió a su nueva Capilla el 22 de diciembre de 1736.







Cádiz perdió en gran parte el Convento de Capuchinos, pero en él por suerte quedó uno de sus más preciados tesoros, Gloria religiosa de nuestra ciudad, digno de honra y pleitesía, aun se puede venerar en lo que fue la antigua Capilla de la Orden Tercera, hoy Parroquia de Santa Catalina. Aquí está su cuerpo en una humilde caja de madera, el de aquél que tanto hizo por los gaditanos y que seguro desde la Gloria sigue velando por todos desde refectorio del Cielo.

Venerable Fray Francisco de Lorca, Intercede por nosotros.

LUIS MANUEL REAL GUERRERO 2015