lunes, 23 de diciembre de 2013

JORNADITAS. DÍA SEXTO.

Día Sexto (23 dic.)

Oración para todos los días:

San José y Santa María, queremos peregrinar con vosotros desde vuestra casita de Nazaret a Belén, la casa del pan. Queremos gozar de vuestra compañía. Os queremos seguir como enamorados que caminan buscando vuestras huellas; como sedientos necesitados de llegar a la fuente de agua viva que lleváis con vosotros.

La soledad del alma solo se llena con la presencia del que ha de venir. Vosotros sois los portadores del esperado de las naciones. Cada aurora nos habla del sol que viene de lo alto. Decidnos: ¿cuánto tardará en brillar su luz sobre la faz de la Iglesia y sobre nosotros, sus hijos? Que la aurora se convierta en mediodía. Que nuestra fe se haga visión arrodillada en Belén.


Punto 6º.- “No temas María, que has hallado gracia delante de Dios”. Ese Dios que está contigo, dentro de ti, guiará los pasos de José hasta el lugar exacto donde tu Hijo debe nacer. A los magos les guiará una estrella. A vosotros, os guiarán desde adentro. Es el Hijo del Altísimo e Hijo tuyo que ya pugna por nacer, quien os mostrará una cavidad en la roca, hoy oscura, ignorada, escondida, pero que será bendecida por todas las naciones de la tierra.

Ant.- Oh Rey de las naciones y Deseado de los Pueblos, Piedra angular de la Iglesia,
que haces de dos pueblos uno solo, ven y salva al hombre que formaste del barro de la tierra.


V/ Cielos, enviad vuestro rocío.

R/ Ábrase la tierra y germine al Salvador



Oremos. Dios Todopoderoso y Eterno, al acercarnos a las fiestas de Navidad, te pedimos que

tu Hijo, que se encarnó en las entrañas de la Virgen María y quiso vivir entre nosotros, nos
haga partícipes de la abundancia de su misericordia. Por Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.



Campanilleros


Una cueva José ha encontrado
donde los rebaños suelen pernoctar (bis)
y a su joven Esposa allí lleva,
para que del frío se pueda guardar.
Se pueda guardar, se pueda guardar.
No hace frío en la cueva esta noche,
porque el Sol divino, pronto alumbrará.

Presuroso José se ha dispuesto
a hacer de la cueva un limpio solar (bis)
y un pesebre que allí está tirado,
lo cuelga y las pajas procura arreglar.
Procura arreglar, procura arreglar.
Y María piensa que a su Hijito,
en esas pajitas lo reclinará.

No hay comentarios:

Publicar un comentario